0

ALEJANDRO CUERDA

ALEJANDRO CUERDA

“Plegar y desplegar la línea, “la línea del Afuera”, (como la llamaba Foucault).

Aquella que transcurre más allá de todo mundo exterior y más próxima que cualquier mundo interior. Disponerse a una mirada activa sobre cualquier obra, que nos haga coautores de la misma, permitiéndonos abrir significados propios. Esa es la línea a desplegar.

En el borde del asombro; un -no lugar-, madriguera del sueño, abismo del ser.

Allí donde acontece la experiencia misma del buscar…. Con lentitud, lejos muy lejos de otra arena.”

Estas líneas que escribí como introducción a mi exposición de Huelva (2015) creo que representan esencialmente una actitud con el arte en general y no solamente la manera con la que afronto el acto creativo como autor.

 

La fotografía no es solo una forma de mirar el mundo, sino una forma de mirarte hacia dentro y descubrir lo que eres en cada momento. Un camino de conocimiento que a través de la mirada nos señala que aquello que llamamos realidad es sobre todo el nombre que estamos dando al conjunto de nuestras percepciones.

Desde mis prácticas conceptuales allá por los años 90, la fotografía me ha servido como soporte formal de la obra plástica, experimentando sus múltiples posibilidades.  Unas veces exponiendo el papel fotosensible directamente a la luz, para de inmediato jugar con los reveladores obteniendo informalismos fotoquímicos semejantes a la aguada de la acuarela y de la tinta china. Otras registrando del mundo real las texturas que me interesan, ya sean rejillas metálicas, suelos, granito u hormigón para articular collages de perfiladas geometrías y carácter arquitectónico.

En definitiva siempre he apostado por la experimentación cuestionando los compartimentos estancos entre las diversas disciplinas artísticas, así como las verdades absolutas. La obra en si es el umbral de infinitas posibilidades de lectura. Siempre está abierta a múltiples significados.

Cada imagen generan su propio proceso de trabajo y en eso radica la versatilidad de toda acción creativa. Cierta sistematización puede tener lugar en la parte mas técnica  del camino, pero incluso el oficio se ve enriquecido por descubrimientos a veces casuales o también causales que me sorprenden y emocionan. En mi caso, de la idea inicial en su desarrollo espero un viaje que me sorprenda. Prefiero descubrir y aprender que repetirme.   Siempre busco la luz, es lo que produce la forma.

Me atrae el objeto hacia la mirada por una serie de condicionamientos de orden, cultural, sensual, racional, emocional, vivencial etc,  es como un amor a primera vista.

Quizás sin ser consciente, puede tener que ver con algo muy personal o por ejemplo una lectura reciente de esos días que no recuerdas pero está ahí y te está enseñando a mirar.

Por eso pienso que aunque la cámara está enfocando algo externo a ti el resultado no es solamente referencial de aquel objeto atrapado en el sensor sino de algo mucho mas interior de tu ser que posiblemente aflore en ese acto.

Después viene el descubrimiento de aquello que hiciste, y analizas esa mirada y esa elección de una manera mas objetiva a la toma inicial. Allí comienza la postproducción, como si fuese una puesta en escena de toda la experiencia.

TRAYECTORIA PROFESIONAL

Alejandro Cuerda nace en Vitoria Gasteiz aunque su formación y residencia transcurren entre Madrid y el Sur, con periodos de residencia en Inglaterra e Ibiza.

Desde sus comienzos integra en su obra plástica la fotografía como una herramienta esencial y contemporánea de generar imágenes explorando nuevas posibilidades expresivas en el plano.

Entre los 80 y 90 comienza a exponer su obra pictórica en individuales y colectivas de varias ciudades. Galería Sen, Sala Honda de Cuenca, Casa del Cordón de Vitoria Gasteiz, Escuela Superior de Arquitectura (Madrid), Bienal Internacional de Florencia “Fiorino”. Durante su estancia en Ibiza realiza dos grandes Murales en el edificio “Cruz del Sur” de Santa Eulalia, exponiendo además en galería Iván Spencer de Ibiza.

Le siguen muestras en Galeria Carteia de Algeciras (“Sobre el papel”).y una colectiva de la Galería Els cuatre Gats de Palma de Mallorca.

Individuales en la CAN de Pamplona (Sala de Cultura de la Caja de Ahorros de Navarra), Galería Magda Bellotti (Algeciras), Sala Alta de Cuenca, y en la Galería Víctor Martín “Juego y Concepto”. Madrid.

A fines del XX participa en exposiciones colectivas en Madrid  y colabora como fotógráfo para revistas de arquitectura, Cercha y otras trabajando con cámaras técnicas analógicas de negativos (13X18) y (9×12) Gran Formato. Se va abriendo a nuevas formas de investigación y desarrolla su actividad combinando técnicas tradicionales de pintura y fotografía  con programas informáticos que le descubren las  posibilidades de la técnica digital, ampliando el modo de generar imágenes, a partir de fotografía, acuarelas, tintas (esquisses).

Adopta así otro espacio social para mostrar y difundir sus trabajos a través de sus blogs “Cuadromega” y “Sobresombras”

De esta forma surge una fructífera relación con la revista digital de poesía e imagen Kokoro referente en la actual vanguardia española donde colabora junto con artistas reconocidos como Jorie Graham, Chantal Maillard, Rubén Martin, etc .

En esta etapa viene a fijar su domicilio en la provincia de Huelva donde reside desde 2004.

×